Dar  más  o  menos  intensidad  al  alumbrado  artificial  según  lo  requerido  en  cada momento  permite  mejorar  el  confort,  alargar  la  vida  de  las  luminarias  y  ahorrar energía  de  forma  considerable.  Las  últimas  tendencias  tecnológicas  en  reguladores de iluminación nos ofrecen un futuro acogedor y ecofriendly al alcance de todos.

Cuando  hablamos  del  confort  en  cualquier  ámbito,  la  iluminación  juega siempre  un  papel  importante  en  su  mejora.  La  posibilidad  de  adaptar  el  uso  de  la  luz  artificial  en  espacios interiores  nos  permite  encontrar  el  ambiente  necesario  para  cada  ocasión,  haciendo  la  estancia  más  agradable. Sin  embargo,  regular  la  iluminación  no  sólo  mejora  la  comodidad,  sino  que  contribuye  al  desarrollo  del  medio ambiente  con  un  ahorro  notable  de  la  electricidad  y  ayuda  a  alargar  la  vida  útil  de  las  luminarias,  bombillas, lámparas,  etc.

La  creación  una  atmósfera  personalizada  variando  la  luminosidad se  consigue  de  forma automática  mediante  los dispositivos  de  regulación  para  iluminación. Según  explican  los  expertos  de Sinelec, compañía  especializada  en material  eléctrico,  fluidos,  telecomunicaciones  y  clima, las  últimas tendencias  tecnológicas  en  este  ámbito  ofrecen  dos sistemas  de  regulación  automática  de  luminarias,  capaces  de regular  cualquier  luminaria  LED  (downlight,  panel,  driver…)  que  incorpore  una  entrada  de  regulación:  1/10V  y DALI.

La regulación  1/10V es  un  protocolo  analógico  para  el  control  de  fluorescencia  o  LED  con reactancias  electrónicas  regulables  o  Drivers  1/10V.  Este  protocolo  permite  la  regulación  del flujo luminoso entre 0 y 100% mediante la variación de una señal continua entre valores de 1V  a  A10V,  pero  realiza  únicamente  la  regulación,  así  pues,  si  precisamos  apagar  la luminaria,  el  regulador  tendrá  que  incorporar  un  relé  que  permite  la  desconexión  física  de  la alimentación.

DALI  (Addresable  Lighting  Interface),  a  diferencia  del  1/10V,  es  un  protocolo  digital  para  el  control  de flourescencia  o  LED  con  reactancias  electrónicas  regulables  o  Drivers  DALI.  El sistema  DALI de  iluminación es un  estándar  internacional  (IEC  62386)  y  asegura  la  completa  compatibilidad  entre  equipos  de  diferentes fabricantes.  Este  sistema  ofrece  una  simplicidad  de  cableado,  una  gran  flexibilidad  en  el  diseño  de  la  instalación  y la  gran  ventaja  de  poder  conectar  todos  los  equipos  en  paralelo.

Dónde  aplicar  la  regulación  automática  de  la  iluminación

Existen  dos  tipos  de  aplicaciones  para  los  sistemas  de  regulación  automática.  Por  un  lado,  los sistemas  de regulación  constante,  que aprovechan  la  luz  natural,  buscando  minimizar  el  uso  de  la  luz  artificial consiguiendo  un ahorro  que  puede  llegar  hasta  el  40%.  Estos,  compensan  la  luz  natural  con  la  artificial manteniendo  siempre  un nivel  mínimo  de  iluminación previamente  fijado.  Son  muy  eficientes  en  edificios  donde existe  un  aporte  externo  de  luz  natural:  colegios,  edificios  públicos,  universidades  y  oficinas,  entre  otros  espacios.

Por  otro  lado,  los  detectores  de  movimiento  con  ajuste  de  nivel  mínimo  permiten  fijar  un  nivel  determinado  de encendido  mínimo  (10%-50%)  lo  que mantiene  una  luz  residual  en  todo  momento.  Al  no  apagar  por  completo las  luminarias,  siempre  se  mantienen  una  luz  de  seguridad  en  todo  momento.  Este  tipo  de aplicación  resulta  ideal para  la  instalación  en  edificios  y  zonas  como  pasillos,  parkings,  hospitales  o  almacenes.