El nuevo estatuto forma parte del marco jurídico del recientemente puesto en vigor T-MEC, por lo que quienes realizan trámites de importación y exportación deben conocerla

El Diario Oficial de la Federación publicó el 1o de julio de 2020 el decreto que expide la Ley de Infraestructura de la Calidad (LIC) y se abroga la Ley Federal sobre Metrología y Normalización (LFMN), en la cual se estableció el fundamento para la expedición de las 32 Normas Oficiales Mexicanas de eficiencia energética actualmente en vigor, y que fue emitida el 1o de julio de 1992.

La LIC fue aprobada por unanimidad por la Cámara de Senadores para actualizar la normatividad vigente que promueve la agilización del intercambio de bienes, productos, procesos y servicios en el contexto internacional, y elimina barreras innecesarias e injustificadas al comercio.

Cabe destacar que esta nueva Ley entrará en vigor a los 60 días siguientes a su publicación y es parte del paquete legislativo que reglamenta y armoniza el marco jurídico del Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC) también en vigor a partir del 1o de julio de 2020.

“Esto cobra importancia –advierte a Iluminet Martín Hernández, responsable del Comité de Educación de IES México-, si se toma en cuenta que todos los procedimientos que estén en curso al momento de la entrada en vigor la LIC, mientras no se contravengan a la legislación, deberán apegarse a la Ley Federal de Metrología, en tanto no se publique el reglamento de la LIC”.

Martín Hernández puntualiza que si bien el espíritu de la LIC es agilizar los trámites de comercio internacional, si los fabricantes y comercializadores no tienen una infraestructura bien organizada en cuanto a normas y certificaciones para exportación e importación, se seguirán presentando retrasos en los procedimientos.

Por otra parte, la LIC abre la posibilidad de que haya más organismos involucrados en las actividades de normalización, estandarización, acreditación y evaluación de la conformidad, no solamente la Entidad Mexicana de Acreditación (EMA), lo cual brinda un abanico de posibilidades más amplio a fabricantes y comercializadores.

La LIC establece mecanismos de coordinación y colaboración en materia de normalización, evaluación de la conformidad y metrología entre las autoridades normalizadoras. Entre éstas destaca el Centro Nacional de Metrología, los institutos designados de metrología, organismos de acreditación y organismos de evaluación de la conformidad, las entidades locales y municipales, así como los sectores social y privado.

Un apartado especial por parte de la LIC refiere al Reconocimiento Mutuo, en el que se puntualiza que si México cumple con una norma equivalente de un país del que se pretenda importar productos, no habrá necesidad de tramitar una NOM.

“En primera instancia esto puede parecer una gran ventaja, pero yo no conozco una norma totalmente equivalente con otro país. Es algo en lo que se debe trabajar mucho todavía, aunque en realidad nunca como ahora se vislumbró de esta manera”, aclara Martín Hernández, académico de posgrado en la UNAM.

Hasta ahora existen dos tipos de acreditaciones de normalización: las normas oficiales mexicanas (NOM), obligatorias para entrada de productos al país, así como para comercialización o licitación, y las normas mexicanas (NMX) que son de carácter voluntario y se llevan a cabo a petición de parte. Ahora las NMX se convierten en estándares -artículo 64- y bajo el esquema de la LIC, se vuelven obligatorias

“Por ejemplo, hoy en día es suficiente para su comercialización que un luminario de LEDs para alumbrado público cumpla con la NOM 031 y se haya certificado bajo la NOM 003. A su vez La NMX habla de coeficientes de utilización pero al ser voluntaria nadie la certifica. Con la nueva disposición de la LIC este requerimiento se vuelve obligatorio”, detalla Martín Hernández.

Finalmente, vale la pena destacar que la Secretaría de Economía deberá expedir el Reglamento que regirá la operación de la LIC en los próximos 12 meses a la publicación de ésta. Asimismo, deberá emitir los lineamientos que regularán el acceso a la Plataforma Tecnológica Integral de Infraestructura de la Calidad y los formatos electrónicos que utilizarán los interesados, y que está disponible para todo el público.

El objetivo de la Plataforma es hacer los trámites de importación mucho más ágiles, así como dar mucha más claridad al proceso de tramitación a los certificados NOM.

Iluminet agradece a Martín Hernández las valoraciones que al momento ha hecho, pero invita a los interesados a leer en detalle toda Ley de Infraestructura de la Calidad y acudir ante las cámaras o asociaciones involucradas en su redacción y puesta en marcha para aclarar cualquier tipo de dudas.