El premio a la infraestructura más sostenible que otorga la plataforma española de Construction21, gestionada por la Cátedra UNESCO de Ciclo de Vida y Cambio Climático ESCI-UPF, se lo lleva este año la ciudad de Copenhague por la reforma de su alumbrado público, que ha llevado a cabo la empresa CITELUM.

El proyecto implementado está en línea con los objetivos de la ciudad de lograr la neutralidad de carbono para 2025 al reducir el gasto de energía, mejorar la seguridad de los residentes, mejora de la movilidad y potenciar la identidad local y su atractivo.

En 3 años, 18.800 puntos de luz, la mitad del parque de iluminación de Copenhague, han sido reemplazados por luminarias LED. La supervisión del consumo, el mantenimiento y la planificación de las intervenciones en los próximos 9 años y la comunicación con los servicios de la ciudad se basan en la plataforma digital MUSE®de CITELUM (grupo EDF).

El proyecto también ha ayudado a establecer una red de comunicación en toda la ciudad para ajustar los niveles de iluminación de acuerdo con las áreas de Copenhague, el tráfico y las necesidades identificadas, como por ejemplo, intensificar la intensidad de la iluminación en las carreteras en función de uso y tráfico de los usuarios, especialmente los peatones y ciclistas, con el fin de que sean más visibles.

Además, la nueva red de iluminación ofrece muchas oportunidades para conectar nuevos servicios en el futuro: las cámaras de protección de video, los sensores de ruido y la calidad del aire pueden mejorar aún más la seguridad y la calidad de vida de los ciudadanos y transformar a Copenhague en una verdadera «ciudad inteligente».

El proyecto

Este proyecto fue una oportunidad para que Copenhague cree coherencia en la ciudad y conecte barrios residenciales, calles, el centro histórico de la ciudad y las muchas áreas recreativas que hay a lo largo y ancho de sus barrios.

El plan maestro de iluminación sirvió de guía para los trabajos de renovación llevados a cabo con el fin de preservar y fortalecer la identidad de la capital danesa.

Sobre la base de análisis detallados del espacio urbano y el trazado de carreteras, la vivienda y los tipos de iluminación existentes, se definieron los materiales que se utilizarán y la temperatura de color de las nuevas luminarias.

Hoy, los ciudadanos recorren las calles de Copenhague con una visión más uniforme y elegante de la ciudad.

Se utilizaron un total de 14 tipos diferentes de luminarias, incluida una especialmente diseñada para Copenhague. Cada uno presenta el estilo particular que caracteriza la arquitectura y el diseño de la iluminación escandinava.

En el centro de la ciudad, las históricas luminarias con tecnología de gas se mantuvieron, pero ahora usan tecnología LED. Estas lámparas tradicionales ayudan a crear un ambiente encantador en la ciudad mientras mantienen las huellas de su historia.

Finalmente, todas las luminarias renovadas se probaron previamente para garantizar una distribución adecuada de la luz y evitar el deslumbramiento.

Bienestar:

La escala del proyecto implementado ha permitido tener un impacto rápido en la calidad y forma de vida de los habitantes y ha contribuido en gran medida a:

  • Reforzar el sentimiento de seguridad ciudadana.
  • Recorrido seguro y confortable
  • Apoyar los fuertes compromisos ambientales de la ciudad,
  • Incrementar la actividad en la ciudad y fortalecer la identidad local.

La infraestructura de iluminación también ofrece la posibilidad de incorporar nuevos servicios conectados diseñados para hacer de Copenhague una “ciudad inteligente” siempre con el espíritu de brindar más seguridad, comodidad y bienestar a sus ciudadanos.

La instalación y el uso de la plataforma de gestión digital MUSE® del espacio de Citelum ha contribuido a mejorar la calidad de vida en la capital danesa.

Todas las fallos de funcionamiento se identifican y resuelven rápidamente para minimizar el impacto del tiempo de inactividad. Iluminación ciudadana: menos tiempo de inactividad y por lo tanto más seguridad.

Cohesión social:

Además de preservar el medio ambiente, la seguridad de los habitantes, y especialmente cuando se trasladan, es otro enfoque importante del proyecto. Con el reemplazo de la luz amarilla de las lámparas de sodio de alta presión con más luz neutral de las luminarias LED, los colores, el espacio urbano y las personas están mejor representados e identificables durante las horas oscuras.

El tipo de iluminación en las carreteras y el tamaño de los mástiles también se determinaron de acuerdo con las especificidades de cada zona.

Los ejes principales, además de iluminar las carreteras de acuerdo con los estándares vigentes, la luz en los carriles para bicicletas y en la acera se han intensificado en comparación con los estándares, un resultado que ya ha sido ampliamente aclamado por los usuarios. Lo mismo ocurre con la iluminación alrededor de escuelas e instituciones públicas.

En carreteras secundarias, en áreas residenciales y en aldeas, se han instalado lámparas más pequeñas, con el fin de que advierta a los usuarios de la carretera que se están moviendo en un área urbana más tranquila.

En general, los barrios de Copenhague están mejor iluminados gracias a la calidad de la luz instalada.

Además, gracias a un sistema de atenuación, la luz de cada punto luminoso en las carreteras se adapta a la hora del día para garantizar un ahorro energético óptimo.

Todo este trabajo ha aumentado la visibilidad en las carreteras, incluidos los perfiles más vulnerables, y debe dar como resultado, según los deseos de la ciudad, un comportamiento más responsable de los usuarios, una reducción de los riesgos de accidentes y, en general, una mejor seguridad y movilidad más segura.

Preservación / Mejora Ambiental:

Comprometido con la lucha contra el cambio climático, Copenhague se ha fijado el objetivo de alcanzar la neutralidad de carbono para 2025.

La finalización de este proyecto implica un importante programa de modernización de la iluminación dirigida por Citelum para reducir la factura energética y las emisiones de CO2 de la capital danesa.

El plan maestro de diseño de iluminación de Citelum (SDAL) describe los tipos de iluminación utilizados por Citelum. La iluminación para adaptarse a diferentes barrios y carreteras de la ciudad fue el pilar del proyecto.

La elección de la tecnología LED se explica por la capacidad de ajustar fácilmente el nivel de iluminación, pero también por el rendimiento de la luminaria. De hecho, los LED tienen una vida útil 5 veces más larga que las lámparas tradicionales, un mejor nivel de iluminación y un menor consumo.

Se lograron los siguientes resultados:

  • Ahorro de energía del 55% en toda la ciudad, es decir, un ahorro anual de más de 2,5 millones de euros en comparación con 2010.
  • 77% de ahorro energético en los 18.800 puntos de luz renovados.
  • 3,200 toneladas de CO2 ahorradas por año en comparación con 2010, lo que corresponde a las emisiones relacionadas con el consumo de energía de 4,600 apartamentos (2 personas en 70m2) o 2700 villas (4 personas en 150 m2).

La protección de los seres vivos y la biodiversidad también se ha integrado.