La normativa y la legalidad en cuanto a la instalación eléctrica ha cambiado y de hecho suele actualizarse. Por esta razón así como para evitar los peligros y riesgos de una instalación obsoleta, conviene renovar la instalación eléctrica cada cierto tiempo. Aumenta tu atención si tu vivienda es antigua o tiene más de 15 años.

Instalaciones eléctricas antiguas

Las instalaciones eléctricas antiguas pueden ser causa de cortocircuitos y apagones que puedan interrumpir nuestras tareas y causarnos un serio problema. Pero lo peor no es eso, sino que suponen un alto riesgo de accidente, pudiendo ocasionar un incendio si el cableado, interruptores o cajas de luz no están en buen estado. Por ello es fundamental renovarlas, aunque hacerlo nos suponga un desembolso económico. ¿Cuándo deberíamos hacerlo?

Hay muchas señales que indican que es momento de renovar la instalación eléctrica. La principal es comenzar a tener problemas demasiado seguidos relacionados con la luz, fallando el sistema cada vez en un sitio y cada dos por tres. Esto indica que nuestra instalación ya no soporta igual la corriente y el uso diario.

Si cuando encendemos la luz, y ésta permanece encendida durante un tiempo, comienzas a notar un olor desagradable o, directamente, a quemado, puede ser señal de que los cables están sobrecalentándose y de que la instalación es vieja o hay algún problema serio en algún elemento. En cualquier caso es señal de que necesitas comprobar la red eléctrica.

Otras señales no son tan evidentes. Incluso tendríamos que evaluar el cuadro eléctrico o desmontar un enchufe para comprobar que la red no está actualizada. Si observas que los cables no son de colores, azul para el neutro, verde y amarillo para tierra, y negro, gris o marrón para el fase, sino que todos son del mismo color, entonces es que tienes una instalación bastante antigua.

Por supuesto, cuando tu instalación carezca de toma de tierra, es imprescindible y urgente que la cambies por completo, no solo por seguridad, sino porque hoy día es obligatorio legalmente.

No olvides que para renovar la instalación eléctrica es necesario llamar a un profesional, no sólo porque sea obligatorio, sino porque es una tarea compleja que merece preparación técnica para lograr excelentes resultados. Confía la tarea a un electricista con recomendaciones que te haga primero un presupuesto para que decidas. Siempre puedes negociar un poco para que el cambio de instalación se ajuste a tu presupuesto.