En los últimos 10 años se ha logrado reducir 21% del consumo de energía gracias a la implementación de LEDs, pero aún hay mucho qué hacer

 

El panorama del alumbrado público en México fue presentado por el ingeniero Héctor Ledezma, director de Fomento, Difusión e Innovación de la Comisión Nacional para el Uso Eficiente de la Energía (CONUEE), durante el “Foro de Iluminación: alumbrado público, monumentos históricos y ciudades inteligentes”. El evento se realizó del 17 al 19 de noviembre de 2020, en formato virtual y fue organizado por la Caname, la IES y la propia Comisión.

Como parte de su presentación informó que México cuenta con más de 2,450 municipios, en los cuales hay aproximadamente 10 millones de sistemas de alumbrado público que resultan insuficientes para 62.9% de la población, de acuerdo a la Encuesta Nacional de Seguridad Pública Urbana. La estadística, emitida por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) en marzo de 2019, también señala que 67.1% de los mexicanos se sienten inseguros en las calles por la deficiente iluminación pública.

De los sistemas de alumbrado público instalados en el país, el vapor de sodio de alta presión es la tecnología con mayor presencia, pues representa el 62 por ciento , mientras que apenas 3 por ciento son LEDs. Hay municipios en los que el 80 por ciento de la tecnología instalada es fluorescente y es una práctica indebida, lo cual fue un llamado de atención para las autoridades locales y para los comercializadores. Otras tecnologías prohibidas y que todavía se encuentran en algunos sistemas son vapor de mercurio y sodio de baja presión.

Entre 6 y 7 millones de los servicios de alumbrado público en el país están instalados en postes de Comisión Federal de Electricidad (CFE), empresa que cubre la red de distribución eléctrica. Sin embargo, la distancia interpostal en la que está colocados no siempre es la indicada y ello se refleja en una ineficiente iluminación.

Tampoco hay una medición puntual del consumo energético de los sistemas de alumbrado público, como sucede en hogares, comercios e industrias, ya que se hace por una estimación o por los llamados censos de carga. Para ello, los técnicos de CFE recorren cada una de las lámparas y registran cuál es la potencia en la que trabajan y cuál es su consumo, para después obtener la facturación de la energía eléctrica mediante una estadística básica. De manera que 70 de la factura eléctrica de los municipios es inexacta, y hacerlo de forma más eficiente es un gran reto, puntualizó Héctor Ledezma.

Sin embargo, gran parte de los municipios del país han logrado reducir 21% del consumo de energía en el alumbrado público en los últimos 10 años. Entre las razones que lo explican está el cambio tecnológico en las luminarias, incrementando el uso de LEDs, así como de la implementación de Normas Oficiales Mexicanas para las luminarias y a la instrumentación del Proyecto Nacional de Eficiencia Energética en Alumbrado Público Municipal.

Desde 2010, la CONUEE coordina el Proyecto Nacional de Eficiencia Energética en Alumbrado Público Municipal, con el objeto de apoyar a los municipios del país en la ejecución de proyectos de sustitución de sistemas de alumbrado público por otros con mayor eficiencia energética. La meta es una reducción en el consumo de energía eléctrica y ahorros económicos importantes para los municipios, a lo que hay que sumar los resultados ambientales y sociales.

Entre 1998 y 2014, el consumo de electricidad para alumbrado público en el país tuvo un crecimiento anual de 2.5%, pero a partir de 2015 a la fecha hay una pronunciada reducción del 21%. Este es uno de los impactos del Proyecto que coordina CONUEE y que recibe el respaldo de la industria de la iluminación a través de la Cámara Nacional de Manufacturas Eléctricas y la IES que brinda asesorías sobre las recomendaciones técnicas, los protocolos y normativas en cuanto a alumbrado público.

Además, al cierre de 2019, CONUEE brindó asistencia técnica a cerca de 1,650 municipios, más de la mitad de los existentes en el país. También emitió opiniones vinculatorias y recomendaciones técnicas sobre los proyectos de sustitución de alumbrado público.

CONUEE es quien valida técnicamente los proyectos y brinda a los municipios asesoría técnica, desde preparación, análisis técnicos y de información. También da seguimiento a los avances de cada uno de los más de 1,800 proyectos municipales en los 32 estados, ha integrado 498 solicitudes de participación de municipios, lo que ha derivado a la emisión de 256 opiniones vinculatorias al cierre del 3er trimestre de 2020. De 2014 a la fecha Jalisco, Veracruz y Puebla son los estados con mayor participación y todas las propuestas han sido para implementar LEDs.

A 10 años de la creación del programa se han concluido 50 proyectos, que han logrado la sustitución de 486 mil luminarias con tecnología más eficiente, lo que significó una inversión de más de 2 mil 500 millones de pesos por parte de los municipios. El ahorro de energía generado en promedio es del 41.8%. A final de 2020 se tienen 24 proyectos más en proceso de instalación de nuevos sistemas.

Finalmente, el ingeniero Héctor Lezama destacó que 6.6 millones de sistemas se pueden sustituir y obtener importantes ahorros energéticos, desde el 20 por ciento al 89 por ciento dependiendo de la tecnología a implementar. Se estima que se puede logra un ahorro de 2.5 millones de megawatts/horas que se pueden ahorra al año, y dejar de pagar a CFE cerca de 8.7 mil millones de pesos que erogan los municipios por el servicio de energía eléctrica.

Para lograrlo, se estima una inversión de 46 mil millones de pesos, sin incluir gastos de instalación de infraestructura física y eléctrica.

 |  |