La cocina es una de las estancias con más actividad de todo el hogar: se cocina, se hornean galletas con los más pequeños, se charla, a veces se hacen los deberes, se come y sobre todo se comparten y crean grandes momentos.

Tu cocina también merece la mejor de las iluminaciones, no solo por cuestiones prácticas como ver mejor y poder desarrollar determinadas actividades, sino también para destacar características concretas del espacio y  crear una atmósfera agradable. En la cocina no solo se preparan los mejores platos y se toman los mejores desayunos, también se generan grandes reuniones y tertulias donde una iluminación acogedora, segura y funcional tiene el papel protagonista. ¡Y si además planificas tu cocina con luz de LED conseguirás bajar la factura a fin de mes!

Cómo elegir el mejor tipo de iluminación

La iluminación de tu cocina no solo debe ser funcional, sino que debe ayudarte a crear un ambiente agradable en el que puedas pasar de preparar una cena improvisada para tus amigos a un momento de relax por la mañana mientras lees el periódico. Para ello, dividimos la iluminación en tres tipos:

Funcional: proporciona una luz concentrada dirigida sobre una superficie definida, por ejemplo la encimera, fregadero o placa de cocción. La iluminación con focos concentra la luz y la atención sobre lugares concretos de la habitación y esto nos ayuda a cocinar de forma cómoda y segura ¡será el espacio favorito del chef!

Ambiental: sirve para crear una atmósfera general agradable en la habitación y ayuda a iluminar una zona determinada. Puede ser, por ejemplo, una lámpara de techo en la isla, la iluminación de una vitrina u objeto determinado o un aplique de pared que irradie una luz fascinante.

General: tiene el objetivo de crear una luz uniforme en toda la habitación. Por ejemplo, con lámparas de techo situadas muy arriba, luces empotradas o plafones de techo con los que lograrás que tu cocina brille por su calidez.

Cómo definir los puntos focales de la habitación

¡Decorar con luz también es posible en la cocina! Lo ideal es combinar diferentes funciones para crear un entorno iluminado y agradable que nos permita realizar las actividades de cada día con facilidad. Buscar un equilibrio adecuado entre luz y sombra transformará la cocina en un lugar con ambiente cálido y acogedor y ¡podrás realizar las actividades de la cocina con total seguridad!

Lo primero que debes hacer es definir bien el espacio que quieres iluminar y decidir qué atmósfera quieres crear, ¡no te olvides de intentar aprovechar al máximo la luz del día! Cuando tengas clara esta primera parte ponte manos a la obra para definir los puntos focales de la habitación: ¿el techo? ,¿el suelo?, ¿la pared? ,¿los armarios?, ¿la mesa? Y piensa en cada punto en particular y en las actividades que realizas allí para que, por ejemplo, en la mesa no reine la oscuridad o que el especiero que tanto te gusta esté bajo el mejor de los focos y luzca como nunca.

9 consejos para iluminar la cocina

1.- Instala un interruptor junto a la puerta que te permita controlar la luz general de tu cocina para saber dónde pisas y ver de inmediato toda la estancia y sus detalles ¡te asegurarás una entrada a prueba de tropiezos!

2.- Ilumina los cajones de cubiertos de tu cocina para que te resulte mucho más fácil encontrar lo que buscas. Además la luz se enciende y apaga automáticamente cuando abres y cierras el cajón para no malgastar energía ¡Ahora ya puedes levantarte a hurtadillas a comer tu dulce favorito sin encender sospechas!

3.- Es importante tener luz funcional para que puedas preparar tus mejores platos y cocinar de forma cómoda sin tener que forzar la vista y con la seguridad de tener los dedos a salvo de cuchillos. Instala dos luces de pantalla opaca con flujo de luz direccional sobre la isla de tu cocina y lograrás una zona perfectamente iluminada; en este caso al contar con una superficie oscura en la isla es necesario tener especial cuidado con la iluminación y ajustarla lo mejor posible. ¡Todo chef quiere que su obra de arte esté bajo unos buenos focos!

4.- Ilumina tu placa y conseguirás que tu cocina luzca mucho más bonita y acogedora. Además podrás dejar tus guisos al fuego mientras haces otras cosas y conseguirás controlar el estado de la comida gracias a la luz integrada en la campana. Así sabrás cómo marcha todo echando un vistazo rápido a la zona iluminada de la cocina desde la puerta ¡sólo olerá a cosas buenas!

5.- La superficie en la que preparas los alimentos, lavas los platos o la propia encimera también merece un plus de buena iluminación. Con una luz direccional que no deslumbre, conseguirás una superficie iluminada sin sombras ¡perfecta para conseguir unos platos brillantes o cortar unas verduras en cuadraditos perfectos!

6.- La iluminación también te puede ayudar a darle importancia a determinados objetos de la cocina permitiéndote decorar con el propio menaje y construyendo espacios personales. Aquí la luz enmarca más la zona del mueble destacando la pared como si los armarios fueran una obra de arte ¡que la vajilla que tanto te gusta no pase desapercibida!

7.- Los mandos a distancia  para controlar la luz  pueden ubicarse bajo los armarios de la cocina y te permiten encender, apagar y regular la intensidad de todas las luces conectadas a la misma cadena ¡conseguirás tener la iluminación bajo control y a tu gusto!

8.- ¡No te olvides de la mesa de la cocina! Ilumina todas tus tertulias y charlas situando una lámpara de pantalla translúcida a unos 60 cm sobre la mesa donde vais a comer, así lograrás ver perfectamente todo lo que te pongan en el plato; más calidez si cabe y un clima perfecto para disfrutar de desayunos y sobremesas infinitas. En este caso las lámparas disponen de unas copas de aluminio pensadas para evitar que la luz deslumbre a los comensales ¡además de decorar!

9.- Cada cocina requiere de un tipo de iluminación específico en función del tipo de muebles que la compongan y del espacio que tengamos. Opta por focos empotrados situados en los muebles superiores de la encimera, de esta forma conseguirás que tu superficie de trabajo permanezca bajo la mejor de las luces

Para los armarios que nos quedan más altos, puedes situar luz concentrada de focos con brazo. Puedes situarlas en las puertas o interiores que van de arriba a abajo; así lograrás iluminar las puertas por fuera y el interior de ellas cuando se abran: ¡no habrá sombras que se te resistan!

Consejo de decoración para instalar focos en los armarios

Si instalas pequeños focos en los armarios de la cocina lograrás ver con mayor facilidad todo lo que guardas en tus cajones y armarios ¡ya no habrá escondites para el bol que nunca encuentras a la primera o esa cuchara que tanto te gusta! Además producen un brillo especial cuando las puertas están cerradas y ayudan a crear una iluminación general en la cocina.

Si instalas  focos tras unas puertas o baldas de vidrio podrás ver el contenido y emitirán una luz ambiental agradable. Además, pueden tener función decorativa si lo que ilumina es tu vajilla favorita o unas copas con un diseño particular. Si optas por colocarlos en la parte superior de los armarios iluminarás las puertas y podrás ver todo lo que guardas en ellos en una abrir y cerrar de puertas: ¡nada se esconderá en la oscuridad! Además con el mando a distancia UTRUSTA podrás encender, apagar y regular la intensidad de todas las luces ¡con un solo click!